IVA de Caja ¿Qué es?

IVA de Caja ¿Qué es?

by 16 septiembre, 2013 2 comments

Seguramente en los últimos meses habrás oído hablar del IVA de Caja, si todavía no sabes muy bien qué es ni como va a afectar a tu negocio, te resumimos en éste artículo sus puntos más importantes.

El Proyecto de Ley de apoyo a los emprendedores  modifica la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, añadiendo un régimen especial a los ya existentes: el Régimen especial del criterio de caja, cuya entrada en vigor está prevista a partir del 1 de enero de 2014.

¿Cuál es el principal objetivo del IVA de Caja?

El principal objetivo es disminuir los problemas de liquidez que sufren Pymes y autónomos, los cuales podrán acogerse al IVA de Caja voluntariamente.

Hasta ahora, con el actual criterio de devengo, hay que pagar el IVA de las facturas (IVA repercutido), independientemente de si están cobradas o no.

Es decir, supón que vendes productos a un cliente y le emites la factura para que te pague. Esa factura lleva un IVA que deberás declarar y abonar en tu declaración trimestral, independientemente de si tu cliente te lo ha pagado o no.

Aquellos empresarios que se acojan al Régimen especial del criterio de caja no tendrán que abonar el IVA repercutido hasta que se haya cobrado la factura, aunque se establece como fecha límite del 31 de diciembre del año siguiente al que las mismas se hayan efectuado.

Una vez te hayas acogido al IVA de Caja, la opción se entenderá prorrogada salvo renuncia. Esta renuncia tendrá una validez mínima de tres años. De este modo se trata de evitar que los sujetos pasivos se acojan o no a este régimen a su antojo.

¿Quién puede acogerse a este régimen?

No todos los empresarios pueden acogerse a este régimen especial, hay que cumplir una serie de requisitos. Se excluirán del mencionado régimen a:

1. Las empresas cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior supere la cantidad de 2.000.000 de euros.

2. Las empresas cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario durante el año natural superen los 100.000 euros.

El IVA de Caja se aplicará a todas las operaciones realizadas por el sujeto pasivo en el territorio de aplicación del Impuesto, aunque habrá operaciones que queden excluidas; algunas de ellas son: las acogidas al resto de regímenes especiales del IVA ya existentes, módulos, las adquisiciones intracomunitarias de bienes, las importaciones y las operaciones asimiladas a las importaciones.

Hasta aquí parece todo muy bonito ¿no? Como bien dice el refrán: no es oro todo lo que reluce, y en este caso nos tenemos que leer muy bien la letra pequeña. En el siguiente artículo que publiquemos te contaremos cuáles son las desventajas del famoso IVA de Caja…

2 Comments so far
¿Quieres comentar algo?

<