Inconvenientes del IVA de Caja

Inconvenientes del IVA de Caja

by 18 septiembre, 2013 0 Comentarios

En este post queremos mostrarte los inconvenientes del IVA de caja. Ya que en el artículo anterior os explicamos en qué consistía el IVA de caja, también queremos ver su lado negativo.

El criterio de caja se aplica tanto para el IVA repercutido como para el soportado, es decir, se aplicará a las facturas emitidas y a las recibidas. Esto que quiere decir que ingresaremos el IVA cuando lo cobremos y nos deduciremos el IVA cuando lo paguemos. Hasta que no lo paguemos no nos lo podremos deducir.

El hecho de que haya que diferenciar las facturas cobradas o pagadas de las que no lo están, implicará un mayor control contable del impuesto.

La Ley establece la obligación de llevar un “libro de registro de cobros / pagos a efectos de IVA”, lo que supondrá un incremento del papeleo y de los costes de gestión, lo cual no supone un inconveniente del IVA de caja para autónomos y pymes. Esta mayor carga administrativa y contable, afecta tanto al sujeto pasivo acogido a este régimen especial que emite la factura, como al que recibe la misma.

Otro inconveniente del IVA de caja sería que si una empresa acogida al régimen especial de caja, tiene un cliente acogido al régimen actual de devengo, este cliente no se podrá deducir el IVA soportado de las facturas que le emita la empresa acogida al régimen de caja hasta que no pague.

Además, el cliente acogido al régimen actual de devengo tendrá que adelantar el IVA de sus facturas pendientes o no de cobro. Es decir, el IVA de las facturas que emita deberá pagarlo independientemente de si lo ha cobrado o no, siguiendo el criterio tradicional de devengo.

Inconvenientes del IVA de caja

Todo lo anterior, ¿qué puede desencadenar? Que este tipo de sujetos pasivos, los acogidos al criterio tradicional de devengo, prefieran no contratar a otras empresas o profesionales acogidos al régimen especial de caja para que no se vea afectada la deducción del IVA al pago de la factura.

A muchos este nuevo régimen les parecerá un parche ya que independientemente de si has cobrado o no la factura, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación como máximo, tendrás que abonar el IVA.

Esto todavía puede dar más vueltas, así que nos toca esperar a que se apruebe y publique definitivamente. Posteriormente tendremos que estudiar detalladamente si nos conviene o no acogernos al Régimen especial del criterio de caja.

Sin comentarios todavía
¿Quieres comentar algo?
¡Todavía no hay comentarios!
Sé el primero en comentar.

¡Tus datos están a salvo!Tu email no será publicado ni compartido con terceras personas.