Invenio Pro, Blog de Marketing Online

El recurso más importante de las empresas, ¿sabes cuál es?

El recurso más importante de las empresas, ¿sabes cuál es?

by 2 febrero, 2013 1 Comentario

El recurso más importante de las empresas son las personas. Existe una premisa fundamental que debe ser aceptada por todo el tejido económico empresarial: el capital humano es el activo más importante con que cuenta la empresa, es el recurso más importante de las empresas.

Si nos paramos a reflexionar por un momento y reducimos la empresa a su mínima expresión, ¿qué nos queda detrás? Personas.

Aunque el factor trabajo siempre ha estado alineado junto con tierra y capital para poder desempeñar una función económica, ¿qué hay del esfuerzo, el compromiso y la actitud diferenciadora?, ¿o es que todos somos iguales? ¿Acaso no es necesario afrontar riesgos, tomar decisiones comprometidas, o realizar sacrificios para salir adelante?

Todas estas preguntas y muchas otras que podríamos hacer nos conducirían a la misma conclusión: el factor trabajo va mucho más allá de lo estrictamente reconocido y valorado por la sociedad. Aunque ya hay muchas tendencias alineadas al respecto, tenemos que hablar desde ya, y sin tapujos, de capital humano, o de capital intelectual.

Si bien la apropiabilidad del capital humano (o del intangible) en general no es un concepto bien definido en nuestro contexto económico, queremos hacer un especial guiño a la start-up, o al emprendedor propiamente dicho.

En este contexto, la razón más pura y poderosa por la que la empresa debe salir adelante es la persona, o conjunto de ellas, que ponen en común conocimientos, esfuerzo, experiencia e ilusión. Este es el caso más flagrante de apropiabilidad del capital humano. Aunque no podemos olvidar el tremendo esfuerzo económico que hay que realizar según el proyecto elegido, insistimos, detrás hay personas.

Y son ellas las que toman las decisiones y ponen a disposición de la empresa todo su potencial (en ocasiones hasta las entrañas), su formación, su bagaje profesional y personal (no olvidemos que la “persona” también es “humana”).

Así, cuanto menor sea el coste de puesta en marcha en la start-up y mayores las expectativas de futuro, mayor asignación de ventaja competitiva y creación de valor tendrá el ser humano. Debemos tener en cuenta que este recurso es inagotable, que lo podemos utilizar tantas veces como queramos, y que es el pilar fundamental de nuestro emprendimiento.

Por contraposición, y debido al contexto económico en el que nos encontramos, el capital humano se está llevando serios varapalos:
1. Las inversiones públicas en I+D+I siguen bajando.
2. La formación continua en las empresas ya es cuasi-nula (si alguna vez existió).
3. Los despidos colectivos y expedientes de regulación se están llevando por delante verdaderos potenciales generadores de valor añadido (a veces por verdadera necesidad, a veces por verdadera ignorancia).
4. La propia moral y el ánimo del individuo también se ve perjudicado, somos “humanos”.

Por suerte, esta descapitalización humana (o decapitación) también nos está dejando un reguero de importantes talentos que quieren seguir adelante, que luchan y que no se dan por vencidos

1 Comment so far

¿Quieres comentar algo?

¡Tus datos están a salvo!Tu email no será publicado ni compartido con terceras personas.