El dominio en Internet

El dominio en Internet

by 9 Enero, 2013 0 Comentarios

Cuando creamos una empresa nos encontramos con diferentes preguntas en cuanto a la denominación de la misma, como por ejemplo cuál es su razón social, qué nombre de marca le ponemos o qué dirección tendrá en Internet. En este último caso, cuando hablamos de dirección web estamos refiriéndonos al dominio. Vamos a explicar brevemente qué es un dominio y cuál es su función:

En cuanto a la parte técnica, en primer lugar, tenemos que señalar que una página web se ha de alojar en un servidor, que podríamos decir que se trata de un “gran ordenador” que guarda toda la información de la web en cuestión. La página web está identificada con una serie de números como pudiera ser el siguiente: http://192.0.32.10. Si solamente tuviéramos estos números sería bastante complicado identificar y recordar las páginas webs, por lo tanto es aquí donde entra en juego el nombre de dominio.

Un dominio es un servicio mediante el cual podemos acceder a una página web utilizando nombres amigables para las personas, es decir, nombres que podemos recordar fácilmente (como por ejemplo inveniopro.es). Esta traducción de números a nombre es realizada por el servicio DNS (Domain Name System o Sistema de nombre de dominio).

Respecto a la parte de empresa o de marca, el dominio va a ser lo que los identifique dentro de la web, por lo que tenemos que tener bastante cuidado a la hora de elegir el mismo.

Pueden plantearse dos opciones:

  1. Dominio con el nombre de la marca (mimarca.com)
  2. Dominio con el servicio/producto de la empresa (viajesenbarco.com)

Si lo que queremos hacer es una estrategia de posicionamiento de marca nos decidiremos por la primera de las opciones, mientras que si lo que preferimos es que se nos encuentre más rápidamente por el servicio/producto que ofrecemos, nos decantaremos por la segunda.

Por otro lado no tenemos que pensar que porque hayamos registrado una empresa en el Registro Mercantil ya tengamos el derecho sobre su dominio en web, ya que esto se hace aparte y tiene unos pequeños trámites propios.

También es aconsejable no sólo quedarnos con el .com sino registrar el .es, ya que en ocasiones los usuarios no recuerdan exactamente la terminación. Incluso en ocasiones deberíamos registrar otros locales: si por ejemplo prevemos que vamos a desarrollar nuestra actividad en el Reino Unido también deberíamos registrar el dominio .uk.

Esperamos haber aclarado un poco más el funcionamiento de los dominios web 🙂

Sin comentarios todavía
¿Quieres comentar algo?
¡Todavía no hay comentarios!
Sé el primero en comentar.

¡Tus datos están a salvo!Tu email no será publicado ni compartido con terceras personas.