¿Cómo debo establecer el precio de mis productos?

¿Cómo debo establecer el precio de mis productos?

by 11 Febrero, 2013 1 Comentario

Seguro que, a la hora de emprender tu proyecto, te has preguntado en más de una ocasión: ¿cómo debo establecer el precio de mis productos? Se trata de un aspecto muy importante en la fase de despegue, y a lo largo de toda la vida de tu negocio. Además ha de complementarse con el plan de inversión. Pero…¿cómo saber si tus precios son adecuados o no?  ¿Cómo valorar el importe justo de tus productos o servicios? ¿Qué factores debes tener en cuenta en el momento de cuantificar económicamente tus esfuerzos?

Como punto de partida, vamos a hacer una reflexión fundamental que no debes olvidar nunca: tu precio debe situarse dentro de la horquilla que marcan la demanda y los costes de producción: el límite máximo de los precios de tus productos lo establecen tus clientes o, lo que es lo mismo, la demanda de tus productos o servicios. En el otro extremo, el límite mínimo lo fijan tus costes de producción. Dentro de estas cantidades, se situarán tus precios, siempre teniendo en cuenta a tu competencia y a sus movimientos.

En Invenio Pro, te queremos ayudar a resolver todas estas incógnitas sobre el cómo establecer el precio de tus productos en cinco puntos: las cuatro variables que debes considerar al establecer tus precios. ¡Vamos a verlas!

Establecer el precio base

El precio base es el que aparece en las tarifas de tus productos o servicios, el precio de referencia sobre el que se pueden aplicar descuentos o recargos. ¿Cómo lo fijarás? Dependerá de los costes que te suponga su producción y el margen de beneficio que puedas obtener dependiendo de su demanda.

Las condiciones de pago

No te supone el mismo beneficio, un pago que recibes en el mismo momento en el que realizas la venta, que otro que se alarga en el tiempo o te ocasiona un coste adicional (por ejemplo, el pago con tarjetas de crédito, u otras modalidades de pago).

Del mismo modo, no te resulta igual de rentable vender los productos que adquieres de un proveedor que te ofrece unas condiciones de pago ventajosas, que los de otro que no lo hace.

Por ello, debes tener en cuenta estas cuestiones a la hora de establecer tus precios. ¡No las pases por alto!

Los cargos adicionales

Cuando vendes un producto o prestas un servicio, debes contemplar todos los costes que te supone esta transacción.

A este respecto, debes tener en cuenta las condiciones del transporte o de almacenamiento de los productos, así como los riesgos a los que están expuestos tus productos durante este periodo, hasta que llegan a las manos de tu comprador.

Además, debes valorar otras cuestiones, como los embalajes y los costes que te suponen por unidad de producto vendido.

Descuentos a clientes

Encontramos dos tipos de descuentos:

El descuento comercial: puedes aplicar descuentos por pronto pago, por volumen de venta (si tu cliente es un minorista o un mayorista), por frecuencia en los pedidos, por demandas estacionales (por ejemplo, en los periodos de rebajas).

El descuento cooperativo: se trata de un descuento que puedes llevar a cabo a cambio de una contraprestación por parte de tu cliente (publicidad, exhibición de tus productos en su punto de venta , cooperación en tus promociones, etcétera).

Tus objetivos

Además de estos puntos, no debes olvidar nunca los objetivos que persigue tu política de precios. Estos objetivos serán: 

Financieros: maximizar beneficios y aumentar la rentabilidad de tu negocio.

Comerciales: fidelizar a tus consumidores para que repitan la compra de tus productos, especialmente a los más rentables; y conseguir nuevos clientes, entre otros motivos, por la relación calidad – precio de tus productos.

Competitivos: tu estrategia de competencia con otras empresas del sector (si quieres competir con ellas en precio o en otros aspectos, como la calidad o el servicio).

¡Esperamos que te haya resultado útil este artículo para establecer los precios de tus productos! Si ha sido así, ¡compártelo!

1 Comment so far
¿Quieres comentar algo?

¡Tus datos están a salvo!Tu email no será publicado ni compartido con terceras personas.